• Lunes a Viernes 9h-12h / 15h-18h30
  • Calle Calama N. 255, Cochabamba - Bolivia
  • +591-4-425 24 01

Chávez dice que infiltrada del Gobierno era “choca” y “cariñosita” (Erbol, 11.07.13)

Chávez dice que infiltrada del Gobierno era “choca” y “cariñosita” (Erbol, 11.07.13)

“Muchos indígenas cayeron es sus redes”, señala el dirigente

Jueves, Julio 11, 2013 – 10:02

El presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), Adolfo Chávez, señaló que la policía que infiltró el gobierno en la VIII marcha en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) era “choca” y “cariñosita” con los indígenas, sobre todo con los hombres.

Según el dirigente indígena, pidieron a la mujer retirarse de la movilización al que había llegado sin que los marchistas se dieran cuenta de su presencia, pero su actitud era sospechosa para los dirigentes.

Sin embargo, Chávez no pudo confirmar si se trataba de la policía Angélica Dayana Cáceres Ramírez a quien los activistas en defensa de la Tierra Comunitaria de Origen (TCO) identificaron como una infiltrada del gobierno que agredió, haciéndose pasar de indígena, al canciller David Choquehuanca el 25 de septiembre de 2011.

“Si no me equivoco también ha estado en la IX marcha; una choca, blancona, medio cariñosa. Si puedo ver las imágenes puedo dar certeza de que era ella. Una comisión de seguridad de la marcha ya a ella le había impedido que no siga la marcha, pero hay muchos hermanos que han caído de lo que miran algo bonito”, declaró en contacto telefónico a la Red Erbol.

Señaló que la infiltrada usaba un sobrenombre.

El miércoles activistas en defensa del TIPNIS y el abogado de los indígenas por el caso Chaparina, Waldo Albarracín, denunciaron que el gobierno infiltró a policías en la VIII marcha para secuestrar el 25 de septiembre de 2011 en la región del Beni al canciller Choquehuanca y así responsabilizar a los indígenas, que por más de dos semanas se encontraban cercados por colonizadores y los propios uniformados cuando se dirigían a la ciudad de La Paz en defensa de su territorio ante el anuncio del gobierno de construir una carretera en medio del área protegida.