La prensa, 27 de enero 2012