La Prensa, 30 enero 2012