Nuestras razones para exigir la nacionalización: por una política soberana hidrocarburífera