SUBASTA PETROLERA: NO ES ASUNTO NUEVO, PERO ESTA VEZ ES PEOR

SUBASTA PETROLERA: NO ES ASUNTO NUEVO, PERO ESTA VEZ ES PEOR

SUBASTA PETROLERA: NO ES ASUNTO NUEVO, PERO ESTA VEZ ES PEOR

La subasta de áreas de interés hidrocarburífero, anunciada por el ministro de Luis Alberto Sánchez en un evento auspiciado por la Cámara Boliviana de Hidrocarburos, ha comenzado hace bastantes años. En realidad, viene desde el año 2005 cuando se emitió el decreto 28567 para la creación de 11 áreas reservadas a YPFB y cuya superficie representaba cerca de 3.565.745 ha. , sin contar con los 44 contratos petroleros vigentes, los cuales fueron homologados por el gobierno de Evo Morales y sumaban 2.612.871 ha. De este pequeño lote inicial, algunas áreas ya fueron entregadas en contrato a empresas transnacionales como Total Bolivia (Azero) o Eastern Petroleum (Sanandita). Podríamos decir que fue una subasta simulada.

La siguiente subasta de áreas petroleras se dio el año 2012, cuando la estatal YPFB inició un cronograma extenso de promoción de 15 áreas reservadas y donde se convocó a una licitación internacional para que empresas operadoras se adjudiquen las mismas. Vale mencionar que, para abril del 2012, las áreas reservadas se habían incrementado a 98 y representaban una superficie de más de 22 millones de hectáreas (exactamente 22.164.672 ha). De esta ronda internacional de ofertas se firmaron dos contratos de gran envergadura: las áreas Cedro, en el departamento de Santa Cruz, con la empresa Petrobras Bolivia y el área Huacareta, en Santa cruz-Chuquisaca-Tarija con la empresa BG Bolivia Corporation; esta última absorbida por la transnacional anglo holandesa Shell y que representa el regreso de esta compañía a nuestro país.

El decreto supremo 3107 de marzo de 2017 incrementa el número de áreas reservadas de YPFB a 100; estas tienen una superficie de 26.184.974 ha. Este proceso de ampliación de frontera petrolera ha sido escalonado y en los últimos años, varias de las áreas creadas se concentran y aparecen en la Amazonía (cuenca del río Madre de Dios) y lugares inverosímiles, por su importancia cultural – natural, como el Pantanal y el altiplano, en las riberas del lago Titicaca, donde ya existe la autorización para realizar exploración sísmica.

El anuncio realizado por el ministro es muy preocupante, pues la actual frontera petrolera que el gobierno pretende subastar representa más o menos el 24% del total de la superficie territorial del país De las 100 áreas, se han concesionado ya 11; solo restarían 89 por ser entregadas vía contrato.

En los próximos meses se abre la puja.

Gobierno subastará 100 áreas de exploración hidrocarburífera y reducirá tiempos de consulta (ANF, 24.8.17)